Últimas noticias

Sanidad admite su error: el Carlos III tendrá unidad de enfermedades infecciosas

La Comunidad de Madrid rectifica en su intención de convertir el hospital Carlos III de Madrid, tradicionalmente especializado en enfermedades infecciosas, en un centro de media y larga estancia.

El hospital no se limitará así a tener habitaciones en las que ingresar a pacientes de avanzada edad que tengan por delante varios días de recuperación, sino que contará con una “unidad de aislamiento de alto nivel”.

El hospital Carlos III, que atenderá a pacientes con “enfermedades altamente infecciosas”, ha anunciado una convocatoria de 111 puestos de trabajo para la creación del “equipo estratégico”. 

En concreto, el centro busca seis facultativos especialistas en Medicina Interna, seis facultativos especialistas en Medicina Intensiva, dos facultativos especialistas en Análisis Clínicos, ocho supervisoras de unidad, 40 enfermeras, 34 auxiliares de enfermería, cuatro técnicos de Laboratorios, tres técnicos de Rayos y ocho celadores.

La sexta planta, en la que estuvieron ingresados los tres pacientes con ébola que ha tenido España hasta el momento, será la que acoja esa unidad. Las plantas tercera, cuarta y quinta se mantendrán para hospitalizar a pacientes de media y larga estancia.

El “equipo estratégico” —así lo llama la resolución— recibirá a partir de ahora una formación mucho más exhaustiva que la que tuvieron los profesionales del centro que se encargaron de atender a los misioneros y a la auxiliar de enfermería Teresa Romero.

Cualquier profesional sanitario no podrá formar parte del “equipo estratégico”. Para su selección, se tendrá en cuenta la experiencia práctica de atención sanitaria de pacientes con enfermedades infecciosas, el trabajo en equipo realizado por los candidatos y su aptitud en situaciones difíciles y críticas, entre otros criterios.

Entre los requisitos, se pide una “valoración positiva de las condiciones de salud” y pasar una prueba práctica de “capacitación en la puesta y retirada de los equipos de protección individual (EPI)”.

Estas cuestiones, la formación y el uso de los equipos EPI, son precisamente las debilidades que detectó la Inspección de Trabajo cuando investigó las condiciones en las que habían trabajado los sanitarios que atendieron a los enfermos de ébola.

El hospital trata así de no cometer los mismos errores de falta de formación e información a los profesionales sanitarios. Los trabajadores recibirán formación dentro de su jornada laboral.

En los primeros seis meses, pasarán una semana de cada cuatro entrenándose. Posteriormente, el proceso formativo contra enfermedades infecciones seguirá durante una semana al trimestre.

Además, frente a lo ocurrido con el estallido de la crisis del ébola, en la nueva unidad se realizarán simulacros, una de las múltiples deficiencias del Carlos III que detectó la Inspección de Trabajo y denunció el Sindicato de Enfermería SATSE.

El informe de la Inspección de Trabajo refleja que no se realizaron simulacros ni en la esclusa, la pequeña habitación en la que los sanitarios se quitan el traje de protección tras atender a un paciente altamente infeccioso, ni para indicar a los profesionales sanitarios cómo tratar con un cadáver infeccioso.

La rectificación de la Comunidad de Madrid acaba por fin con la incertidumbre sobre el futuro del hospital Carlos III, y debería evitar la improvisación a la hora de decidir dónde tratar a los afectados de ébola que puedan llegar a España en el futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


1 × 5 =