Últimas noticias

Nuevo repunte de la epidemia del ébola

Todo parecía indicar que la epidemia por ébola estaba remitiendo, pero en realidad se trataba de un mero espejismo. Al menos eso apunta el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El organismo, que arroja nuevas sombras sobre una infección que lleva 13 meses generando miles de afectados y muertes, advierte que Sierra Leona ha registrado 80 de los 124 nuevos casos; Guinea, 39; y Liberia, el resto.

Este incremento de los casos del ébola podría tener mucho que ver con los entierros clandestinos. Así lo constata David Nabarro, enviado especial de la OMS para la lucha contra el ébola, quien advierte que “los rituales funerarios son ahora la forma más común de contagio”.

El enviado especial de la OMS para la lucha contra el ébola alerta del peligro de prácticas de contacto con las que las comunidades locales intentan que parta en paz el espíritu de los muertos. Aunque se está en el buen camino, “necesitamos estar vigilantes porque todavía hay bolsas de infección”, explicó.

La infección por el virus del ébola ha generado ya la muerte de casi 9.000 personas desde diciembre de 2013, fecha en la que se data el primer caso en un niño de dos años, pero son muchas más, casi 22.500, las que han caído enfermas por este brote.

Tal y como explica la OMS en su página web, al acercarse la temporada húmeda, hay una necesidad urgente de poner fin al brote en un área tan amplia como sea posible, especialmente en áreas remotas cuyo acceso se hará más difícil con las lluvias.

El virus ha dicho “alto y claro” cuáles son sus intenciones: “Todo lo que tengo que hacer es sobrevivir unas semanas o meses, hasta que lleguen las lluvias, y entonces vais a tener una situación muy, muy complicada“, explica Bruce Aylward, representante especial de la OMS para el ébola

Por eso uno de los objetivos es que el 100% de los nuevos casos que surgen entre los contactos registrados, sea vigilado y tratado, para evitar nuevos contagios. Pero ese férreo control que se necesita frente al virus, está en riesgo por los límites presupuestarios de las agencias internacionales.

Según ha reconocido Aylward, sólo disponen de fondos para los 800 expertos que hay sobre el terreno “hasta finales de febrero” a pesar de la amenaza que todavía supone el ébola en África y la magnitud del impacto del virus en la comunidad.

Hasta la fecha,  unos 16.600 niños han perdido a uno, a ambos padres o a la persona responsable de su crianza, advierte Unicef.

En concreto, 9.234 niños perdieron a uno de sus padres, 3.584 a padre y madre, y 3.782 a la persona -distinta de sus progenitores- que se ocupaba de ellos, según datos de la organización.

Más de 22.000 personas han resultado infectadas por el virus del ébola, que ha provocado cerca de 9.000 muertos en África occidental.

La mayoría de niños huérfanos por el ébola están en Sierra Leona, donde 5.692 han perdido a uno de sus progenitores y 2.276 a los dos, mientras que en Liberia se trata de 1.717 y 535, respectivamente, de niños afectados de esta forma.

En Guinea Conakry, los casos en los que un padre murió representan 1.825 y en los que ambos murieron 773, de acuerdo con los datos recolectados por Unicef, la agencia especializada de las Naciones Unidas para la protección infantil.

Sin embargo, se estima que menos del 3% (unos 500) de los niños huérfanos han quedado fuera de su círculo familiar o en alguna institución.

Esto agrava una situación que ya era difícil para los tres países, donde antes de la epidemia ya había 1,3 millones de huérfanos por otras circunstancias y 3,2 millones vivían con personas diferentes a sus familias biológicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Once − Nueve =